Tribulaciones del papá Náufrago en un aniversario

momentos antes de la hecatómbe.

momentos antes de la hecatómbe.

Nunca me han gustado mucho los aniversarios. De pequeño, casi nunca me invitaban. Y si iba a alguno, mi abuelita no me permitía ponerme las botas con el buffet por aquello del “qué diran”, y me quedaba toda la fiesta sentado a su lado con cara de reprimido. Continua llegint

Dia del Padre (náufrago)

A falta de un cuartito de hora para que finalice este (singular) día, necesito sacar a flote un breve comentario al respecto. Aprovecho esta fecha tan señalada para decir que soy el fan número uno de mi hija. Que su carácter y buen humor son la mejor medicina para cualquier mal y que una sonrisa suya me basta para animarme el día entero.

Y es que a veces la travesía se hace dura, y hay tempestades, pero los frutos nos recompensan con creces. Esto, amigos míos es la sal de la vida. Desde mi pequeña embarcación quiero felicitar a todos los padres (y papás en camino) y compartir con ellos este día.

Y nada más, ya está. Solo eso, que la gente anda muy ajetreada.

¡Mío, mío!

Llevo unos días que al vislumbrar el parque en el horizonte cambio de rumbo para evitar malas aguas. El parque. ¡Qué miedo, por Dios! ¿Quien diría que tras esos bonitos y cándidos columpios se esconde algo realmente aterrador? Esos escalones que llevan a lo más alto del tobogán …, Aquel puente de cuerda y troncos que se balancea peligrosamente hasta para mí… ¿y qué decir del Jeep? …! ¡Sí, el Jeep…! Ese vehículo del demonio donde una docena de niños se pelean para poder agarrar el volante. Tras esa maraña de brazos, pies y cabezas chillonas, me encuentro yo, esquivando golpes y vendiéndole a Carlota – sin éxito- las maravillas del cambio de marchas. Ahora bien, nada es comparable al terror que experimento al ver aparecer en la lontananza al crío de las narices que, más que ir al parque a jugar, parece sacar a que le dé el sol a todos y cada unos de sus flamantes juguetes; El cochecito…, el patín…, la bicicleta…¡El 4×4 con motor eléctrico! ¡Todo a la vez, venga! El uno lo quiere. El otro no se lo deja. Y el berrinche está servido.

Así pues, querida tripulación, no seáis duros conmigo si, por ahora, decido virar y cambiar de rumbo esquivando ese mar tan embravecido.