Tu primer día en la guardería

Primer dia d escoletaParecía que nunca iba a llegar ese momento, pero aquí está. Tu primer día de guardería.

Para celebrar el gran acontecimiento, mamá se ha pegado el madrugón para traer unos cruasanes de la panadería de abajo. También un bocata de jamón serrano para cada uno. Porque mamá quiere que en este día tan importante no nos quedemos sin energías, así que salimos de casa rodando y un poco empachados, pero bien contentos.

En la mochilita (esa bolsita tan chula que te ha hecho la “apañá”  de Pepi) hemos puesto todo lo necesario: toallitas húmedas, la típica bata de cuadritos, dos fotos en las que no paras de reír y una muda para los momentos más críticos… también llevas una plantita de interior que tú misma elegiste y que se llama peperoni o preberonia o algo así. Todo está listo, así que subimos al coche y, para amenizar el viaje, improvisamos una canción harto desafinada sobre lo divertido que te lo vas a pasar con tu profesora y tus compañeros de clase.

Al entrar por primera vez en lo que será tu clase nos hemos encontrado a todos los niños y niñas sentaditos alrededor de la profesora. Y tú, ni corta ni perezosa, te has ido corriendo al centro del corrillo para enseñarles de lo que eres capaz. Como si fuera una declaración de principios te has marcado una “lateral” de las tuyas cual acróbata circense y sin esperar aplauso ninguno te has ido corriendo tras las piernas de mamá. Eso ha sido lo más divertido.

Luego ha llegado la despedida y nos has dado un abrazo y un beso a cada uno. Como eso ya ha sido demasiado, al salir nos hemos tenido que sentar en un banco porque a papá, cuando se trata de su “ropit”, se le saltan las lágrimas con facilidad. Y luego hemos hablado de lo orgullosos que estamos de tí, de lo genial que eres y de lo mucho que te queremos.

Luego el reloj se nos ha parado. Las horas no pasaban. Y nosotros no parábamos de preguntarnos como te estaría yendo ese primer gran dia. Al llegar las 11 y media hemos corrido a la guardería para verte la mar de feliz corriendo de un lado para el otro. La profesora nos ha enseñado fotos tuyas abrazándote con amigas recién hechas, jugando a tirarte por el suelo y dando besitos a diestro y siniestro…

Así ha sido tu primer día de guardería.

Estos dos años y medio se nos han pasado volando. Aún no he olvidado el olor dulzón que desprendía ese gorrito de lana que te pusieron nada más nacer y ahora te veo, nerviosa pero muy ilusionada, de camino a la “escoleta”. Ahora escribo esta entrada para poder recordar siempre el pedazo de abrazo que me has dado al haberte ido a recoger.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s